Centro Histórico de la Ciudad de México

El Centro Histórico de la Ciudad de México no es solamente el corazón de la capital, sino también el centro cultural de su país y uno de los destinos turísticos más importantes del mundo. Esta zona abarca el espacio en el que fue construida la ciudad de Tenochtitlán, fundada por la civilización azteca en 1325, y su posterior expansión durante la época colonial del virreinato tras la conquista de los españoles en 1521.

Este barrio se caracteriza por su gran diversidad arquitectónica, conformada por varios edificios históricos, cuyas fachadas e interiores tienen impreso el desarrollo que ha tenido la ciudad desde la época prehispánica hasta nuestros días. Junto a ellos, se encuentran alrededor de 78 plazas y jardines, 13 museos, 19 claustros y una variedad de mercados y bazares. Por esta razón, por su valía gastronómica y su riqueza histórica y cultural, fue declarado Patrimonio Mundial Cultural por la UNESCO en el año 2007. El Centro está lleno de atracciones turísticas de las que destacan, la zona arqueológica del Templo Mayor, el parque de la Alameda Central, el Palacio de Bellas Artes, La Catedral Metropolitana, la Casa de los Azulejos y la Plaza del Zócalo.

Catedral de la Ciudad de México
Palacio de Bellas Artes

Por otro lado, el Centro Histórico cuenta con una gran oferta gastronómica, con una variedad de restaurantes como Los Limosneros y El Azul Histórico que ofrecen una presentación gourmet de la comida mexicana o el Café de Tacuba y El Cardenal para una comida casual. La terraza del Balcón del Zócalo o El Mayor ofrecen un ambiente agradable con un vista increíble del Centro. Cerca del Antiguo Palacio de Medicina se puede visitar:

El Templo Mayor, La Catedral Metropolitana, La Plaza de Santo Domingo, el Antiguo Colegio de San Ildefonso. La Plaza de la Constitución, el Palacio Nacional y el Palacio de Bellas Artes.